Grecia: los migrantes entre la espada y la pared

  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/uwcj2475/poteapote.com/web/sites/all/modules/views/views.module on line 879.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/uwcj2475/poteapote.com/web/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home/uwcj2475/poteapote.com/web/sites/all/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home/uwcj2475/poteapote.com/web/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit(&$form, &$form_state) in /home/uwcj2475/poteapote.com/web/sites/all/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 0.

Mercredi, 7 Mai, 2014
Logo

En la Grecia de la austeridad, los indocumentados se encuentran atenazados entre las políticas migratorias europeas represivas y un contexto local hostil a los recién llegados.

Mientras que Grecia se hunde en la crisis y las perspectivas de vivir decentemente se alejan día a día, el flujo de inmigrantes no cesa, lo que conlleva al aumento de la precariedad. Si las cifras, bastante altas, de los inmigrantes legales e ilegales (entre 800 000 y 400 000 en 2011 respectivamente), interpelan a un país en crisis, es necesario aclarar que muy pocos de ellos han decidido instalarse allí. En 2011, la mayor parte de los ingresos a Europa se hicieron por Grecia.

Es por Turquía (en donde las visas son regularmente más baratas y más fáciles de tramitar que al interior de la Unión Europea) que las personas, entre las cuales se encuentran refugiados políticos y económicos, comienzan su riesgoso periplo por lograr entrar a “la Europa impenetrable”. Ya sobre territorio helénico, arriesgando su vida, los migrantes son generalmente arrestados por la policía, ya sea en delito flagrante o denunciados por los vecinos y encerrados bajo condiciones precarias en los campos de prisioneros destinados para tal fin. La falta de personal responsable, la incertidumbre (por la ausencia de información concerniente a sus derechos y a los motivos de su encarcelamiento), la poca higiene, la malnutrición y la promiscuidad en las celdas (en donde se encuentran tanto hombres como mujeres y niños) son tales que a menudo es difícil conservar el equilibrio mental. A consecuencia de la falta de recursos, los migrantes son, la mayoría de las veces, dejados en libertad después de haber purgado un período de detención que varía de unos días a unos cuantos meses. Al momento de ser puestos en “libertad” los migrantes reciben un documento que los obliga a dejar el territorio en un mes, tiempo durante el cual pueden viajar sin ser arrestados. Sin embargo, ellos se enfrentarán luego a la dureza de las políticas migratorias europeas.

 

La incoherencia europea

La actitud inconsecuente de la Unión Europea y de los Estados miembros del espacio Schengen agravan aún más la situación expuesta anteriormente. Conforme a los acuerdos de Dublín II firmados en febrero de 2003, todo inmigrante ilegal arrestado en un país europeo será trasladado al primer estado en el cual fue registrado y esto gracias a la base de datos Eurodac, que contiene las informaciones biométricas de las personas detenidas en las fronteras europeas o de quienes han hecho una solicitud de asilo. Este mecanismo, que busca impedir que los candidatos presenten solicitudes en varios Estados miembros, es en realidad una forma de expulsarlos hacia los países del sur de Europa, dejando a estos últimos la responsabilidad de manejar la situación con toda discreción. En el caso de Grecia, en donde están registrados la mayoría de los recién llegados, esta devolución plantea serios problemas.

A excepción notable de Suecia, los Estados miembros del espacio Schengen continúan con las expulsiones hacia Grecia, mostrando poca consideración humanitaria cuando se trata de controlar los flujos migratorios. Aunque algunas decisiones recientes de la Corte de Justicia de la Unión Europea (CJUE) y de la Corte Europea de los Derechos del Hombre (CEDH) hayan llevado, al menos de forma provisoria, a algunos Estados miembros a cesar las expulsiones hacia Grecia, estos continúan presionando para que esta última refuerce sus propios controles.

 

Grégory Mauzé

Responsable de la Asociación Cultural Joseph Jacquemotte (ACJJ)

Traducido por: Diego Fernando Grajales Jaramillo

Publier un nouveau commentaire

Le contenu de ce champ sera maintenu privé et ne sera pas affiché publiquement.